Ciénaga moral

Elogiar la dimisión de la ministra Montón como ejemplo de transparencia y honestidad, más que sarcasmo o befa a los ciudadanos, refiere la ciénaga moral en la que se solaza el Gobierno

 

No se trata de hacer leña del árbol caído, sino de señalar la impostura, la mendacidad y el fraude como modus operandi de importantes miembros de nuestra clase política. A pesar del expreso apoyo del Presidente Sánchez por su “extraordinario trabajo”, la dimisión de la ministra Montón, por las numerosas irregularidades de su máster, es paradigma de este comportamiento.
Cuando se publicaron las primeras noticias, la ministra afirmó indignada que no todos eran iguales, haciendo de la insidia su defensa; después, dijo que las irregularidades de su expediente no eran de su responsabilidad, sino de la URJC, y que no era “justo” dimitir cuando era inocente. Por último, tras la evidencia del plagio (más de la mitad del TFM) dimite asegurando que ha sido “transparente y honesta”, pero que toma esta decisión para que (el escándalo) “no influya” en el Gobierno.
Ahora sabemos que es sospechosa de cohecho pasivo impropio, por el contrato de 399000€ a un consorcio en el que participaba la directora del máster, suscrito por Ministerio de Sanidad que dirigía Leire Pajín cuando ella era portavoz del PSOE en la comisión de Igualdad del Congreso y vocal en la de Sanidad. Difícil será encontrar mayor cara dura y mendacidad.
Por otra parte, elogiar su decisión como ejemplo de “transparencia y honestidad”, más que sarcasmo o befa a los ciudadanos, refiere la ciénaga en la que se solaza este Gobierno que se reclama de la Dignidad y la Ética. Ya está tardando la oposición para que el Presidente explique las razones que le inducen a tan inquietante afirmación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *