Mezcla de serrín y estiércol

    El portavoz de ERC no es sólo un provocador, sino un  activista antidemocrático que tiene por meta desprestigiar al Parlamento y a la Democracia como forma de gobierno

Borrell ha respondido a la provocación rufianesca de Rufián con la contención de un parlamentario harto del menosprecio con el que el diputado de ERC enloda el trabajo parlamentario: “Usted a vertido sobre el hemiciclo esa mezcla de serrín y estiércol, que es lo único que sabe hacer”.

No le falta razón al ministro socialista, mirlo blanco en un Gobierno lastrado por la propia incoherencia y las servidumbres a separatistas y populistas. A Rufián no le interesa defender los derechos sociales supuestamente conculcados por el Estado, ni ensalzar a la inventada y subyugada nación catalana, ni encomiar la inocencia de los políticos presos, ni encarecer la prevalencia del voto sobre la ley. Lo que a este provocador y a su grupo interesa es envilecer la Democracia, convirtiendo el Parlamento en zahúrda de mojiganga y vituperio, para proclamar que nuestro sistema político no puede generar sino esperpento, infamia y frustración.

Grave es que nuestros representantes y la autoridad del Parlamento no sean capaces de poner freno a la patente de corso que algunos diputados disfrutan bajo la coartada de la libertad de expresión, porque desprestigian la institución que legitima la superioridad moral de la democracia sobre otras formas de gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *