Juan María de Prada nace en Zamora, ciudad en la que vive su infancia y adolescencia. Terminado el Bachillerato, se traslada a Santiago de Compostela, en cuya universidad obtiene la licenciatura en Cirugía y Medicina a la vez que pergeña su primera novela. A partir de entonces, vive en varias ciudades españolas en las que comparte su profesión con la pasión literaria, fruto de la cual son una treintena de cuentos, numerosos artículos de prensa, una decena de novelas y dos ensayos. Desde 1987 vive en Madrid.

 

Escribe sus primeros relatos en la adolescencia, que guarda en el cajón, y en 1985 aparece su primera novela, 'Verde, negro. Escrita en los años universitarios, cuenta el activismo político estudiantil compostelano en los años previos a la llegada de la Democracia. Se trata de una novela poliédrica y polifónica con una técnica narrativa que bebe en las fuentes del experimentalismo, del surrealismo y del nouveau román.

 

Tras esta novela experimental, en 1987 el autor cambia de registro con su segunda novela, Trastornados por la luna, en la que se refleja la efervescencia y el vitalismo del arte de los ochenta. Es la primera de una trilogía que completará con Amor, amor y Arrepentidos. Atrevida y desenfadada, la narración se nutre de formas literarias provenientes de la cultura pop, como el cómic, el folletín y el serial radiofónico; apuesta estética que el autor trata de contraponer al formalismo académico de la alta literatura. Ambientada en Valencia, cuenta la doble vida de los vecinos de una finca, que al llegar la noche cambian de vida y atuendo. Superado el vanguardismo, Trastornados por la luna es un carnaval en el que la tragedia y la alegría, la pasión y el deseo se encuentran en el atroz y alborozado fulgor de los espejos del callejón del Gato. El realismo barojiano, la narrativa de Vázquez Montalbán y el esperpento de Valle Inclán se atisban como antecedentes de una estética que intenta comprender la realidad a través de la farsa y la deformación esperpéntica.

 

En 1989 aparece Rabo de león. El apunte entre paréntesis como novela del detective intrépido, da pistas de su intención irónica. Contratado por una agencia internacional de detectives, Pere Rocamunt vuelve a su ciudad natal treinta años después de que sus padres emigraran, buscando un mundo más justo, a un país comunista. A su vuelta, encuentra la pequeña ciudad de su infancia convertida en una megalópolis en la que bandas mafiosas se disputan a golpe de balas y pólvora los negocios sucios de la ciudad. La hipérbole continuada de escenarios y comportamientos convierte el relato en una ironía de las novelas negras, del mismo modo que El Quijote lo es de las novelas de caballería. En sus páginas se puede apreciar la influencia de la literatura de Dashiell Hammett o Bourrogs.

 

A partir de 1989 comienza sus colaboraciones de prensa con artículos de análisis político y la publicación parcial de una novela por entregas, Mieles pérfidas (1991), en El Correo de Zamora.  Como en Trastornados, por las páginas de Mieles pérfidas discurren personajes estrafalarios y desmesurados. De nuevo el autor usa el lenguaje del cómic y del folletín para contarnos historias turbulentas y atrabiliarias, jocosas o trágicas, sublimes o patéticas. La publicación semanal se interrumpió en el capítulo 10, pero la muestra permite apreciar la rebeldía del autor frente al canon estético.

 

En Retrato del artista intransigente (1991) narra la lucha de un joven escritor por abrirse camino en el mundo literario. Lejos de utilizar el lenguaje del cómic y la técnica del folletín como en las citadas obras, en esta novela el autor narra las dificultades de la heterodoxia para hacer oír su voz a través de las peripecias de un joven escritor que critica la cultura de su época, mostrándonos las paradojas y contradicciones de su desasosiego artístico. Más que testimonial, podría considerarse una novela iniciática y satírica, en la que el héroe es un artista rebelde que rechaza la cultura dominante y, por tanto, al escritor prototípico, maldito, algo misántropo y distanciado de la realidad que el canon ensalza, porque para él “la vida y la escritura no son opuestas, sino dependientes”. Por su descarnada descripción de las costumbres y por su crítica moral, algún crítico ha querido ver un carácter picaresco, pero el narrador no es ni un cínico, ni un vago que desea vivir sin trabajar, y menos aún un entusiasta de la moral de su época, sino un convencido crítico de la ortodoxia y de sus propias contradicciones.

 

Amor, amor, segunda parte de la trilogía de Trastornados, aparece en 2001. En esta obra el autor recupera el estilo del cómic, del folletín y de la novela radiofónica, para contarnos varias historias de amor que confluyen en el mismo tiempo y espacio, la ciudad de Valencia en los 90. Se trata de un canto al vitalismo y desenfado de la época, ofreciendo al lector con grandes dosis de humor e ironía historias extrañas, extravagantes o sacrílegas con el collage de fragmentos bien conocidos de autores clásicos. Dante, Cervantes, Zorrilla, Juan Ramón Jiménez o Albert Cohen prestan su genio al autor para que nos cuente sus increíbles historias con verosimilitud y belleza. Del mismo modo que en Trastornados por la luna y en Mieles pérfidas, en esta obra se aprecia esa voluntad de transgresión estética, tanto de la forma como del fondo, que de Prada contrapone a la novela tradicional. Sus atrabiliarios protagonistas, perdedores natos, desmesurados o absurdos, recuerdan a los personajes de Bukowski o de Kennedy Toole.

 

La sonrisa gótica (2005) es una recopilación de cuarenta y tres artículos publicados en La Opinión de Zamora sobre el primer año del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Mediante el análisis de las decisiones políticas y del estilo comunicativo del presidente, el autor intenta desvelar su personalidad y el peso de la comunicación en su acción de gobierno. En este ensayo se aprecia la crítica de la preeminencia de la imagen sobre el discurso en la política actual.

 

En 2008 aparece su análisis sobre la democracia española, Nuestra Democracia. En este ensayo el autor desgrana las deficiencias democráticas del régimen surgido de la Transición y defiende la urgencia de su reforma en el trigésimo aniversario de su proclamación al apreciar claros signos de agotamiento. La deficiente representación, la dependencia de los poderes judicial y legislativo al ejecutivo, el desigual valor del voto de los ciudadanos en relación a su lugar de residencia, el protagonismo de los territorios sobre los derechos de los ciudadanos provocado por la descentralización autonómica o la preeminencia de los partidos políticos sobre la sociedad civil, son deficiencias que el autor cree necesario corregir para dar estabilidad al régimen y evitar la desafección ciudadana y la emergencia de radicalismos.

 

En 2015 aparece La herencia de don Emiliano, una alegoría sobre las deficiencias de democracia española y un renovado debate por el eterno dilema entre utopía y pragmatismo. Presentado por el autor como un manuscrito casualmente encontrado, narra la lucha de un joven alcalde por intentar conquistar la felicidad para sus vecinos. En esta lid política y mediática, en la que sobrarán insidia e infamia por parte de la prensa, el joven regidor descubrirá desolado la corrupción en la que se fundamenta el cargo que ocupa y tratará de limpiar el viciado aire que contamina el Ayuntamiento.

 

Además de un par de novelas guardadas en el cajón, de Prada cuenta con varios libros registrados aún sin publicar. Cuentos urbanos (2014) es una recopilación de siete cuentos en la senda del realismo impasible. Son relatos de desolación y supervivencia, en los que los protagonistas son víctimas de las trampas y engaños de la vida urbana.  La desahogada vida del artista integrado (2015) viene a ser la segunda parte de Retrato del artista intransigente, en la que el joven escritor, inconformista e iconoclasta, ha conseguido el éxito literario y nos refiere sus nuevas ideas. Abandonada su voluntad transgresora, ha adoptado una postura cínica. Conoce y acepta las corruptelas para lograr el reconocimiento público y se pliega a los chanchullos y las modas literarias para lograrlo.

  Juan María

 DE PRADA

               Nuevo Libro

   La herencia de don Emiliano

             Editorial Fanes

Cuadro de texto:     INICIO
Cuadro de texto:     LIBROS
Cuadro de texto:     BIOGRAFIA
Cuadro de texto:     ARTÍCULOS
Cuadro de texto:     AGENDA
Cuadro de texto:     CONTACTO